Quiropraxia

La quiropraxia al igual que la osteopatía, se centra en la salud de la columna vertebral, las articulaciones y los músculos, y se basa en el principio según el cual cualquier desajuste de la columna afecta al funcionamiento del organismo.

 

Breve historia de la quiropraxia

Daniel David Palmer, alumno del fundador de la osteopatía, Andrew Taylor Still, fundó en 1895 la primera escuela de quiropraxia en Davenport (Iowa).

Palmer creó su propia corriente, poniendo un énfasis especial en los mecanismos locales de la columna vertebral más que en la postura global, los huesos y los músculos.

El primer paciente de Palmer fue un individuo cargado de espaldas que había perdido el oído. Palmer pudo encontrar un hueso aparentemente fuera de sitio en la espalda de aquel hombre, lo manipuló hasta ponerlo en su lugar y el hombre recuperó el oído.

 

Indicado para:

  • Dolor de espalda, ciática y problemas discales
  • Tortícolis
  • Dolor articular
  • Dolores de cabeza y migrañas
  • Dolor menstrual
  • Artritis
  • Lesiones deportivas
  • Vértigo
Tratamiento quiropráctico

La columna vertebral encierra la médula espinal de la que parten los nervios hacia las diferentes partes del cuerpo

 

La teoría

Una mala función vertebral puede conducir a una irritación de los nervios que rigen la postura y el movimiento. Esta tensión sobre los nervios espinales (causada por un accidente, una dieta deficiente, falta de ejercicio, mala postura o ansiedad) puede provocar dolor y enfermedad.

El terapeuta utiliza sus manos para ajustar las articulaciones de la columna allí donde descubre una limitación de movimiento, siendo su objetivo mejorar la movilidad y aliviar el dolor.

La tensión muscular puede desplazar las vertebras que intervienen en una articulación. El masaje, la manipulación y el calor ayudan a alinearlas de nuevo.

 

Diagnóstico y tratamiento

El quiropráctico elaborará una historia clínica completa. Te pedirá que te quedes en ropa interior y te someterá a una exploración física; comprobará el movimiento de la columna y de las articulaciones. Probablemente te realizará una radiografía; muchos especialistas en quiropraxia cuentan con su propio equipo de rayos X.

Rayos X para Quiropraxia

Los rayos X son parte importante para establecer el diagnóstico.

A continuación, llevará a cabo manipulaciones o ajustes para corregir la estructura de la columna: ello puede suponer la realización de unas rápidas presiones para restablecer la posición correcta de una articulación. También puede recurrir al tratamiento mediante bolsas de hielo o bolsas calientes.

Seguramente te sugerirá una serie cambios en tu forma de vida.

La primera consulta dura alrededor de media hora; las sesiones siguientes de tratamiento son de unos 15 minutos. Es posible que el especialista te facilite una tabla de ejercicios para realizar en casa y acelerar así la recuperación.

 

¿Cómo actúa?

La quiropraxia es especialmente conocida por sus efectos sobre el dolor en la zona lumbar. A este respecto, los especialistas en dicha técnica recomiendan comenzar el tratamiento de forma temprana, en las seis primeras semanas desde la aparición de los síntomas.

No obstante, se han conseguido también buenos resultados en casos de hipertensión, trastornos digestivos, reglas dolorosas y otros trastornos no relacionados directamente con la columna y las articulaciones. Se hallan en curso nuevos estudios al respecto.

 

¿Cuál es la diferencia entre quiropraxia y osteopatía?

Aunque son muy similares, tiene diferentes aspectos que enumeramos a continuación:

Osteopatía

Existen muchas similitudes, pero la osteopatía se ocupa del sistema musculo-esquelético, mientras que la quiropraxia se centra en la columna vertebral.

Los osteópatas conceden mayor importancia a la postura global y a los mecanismos óseos y musculares, mientras que los quiroprácticos se interesan más por mecanismos locales concretos (considerando que si éstos son abordados y solucionados, la situación general mejora).

Sesión de quiropraxia

Al igual que en la osteopatía, puede producirse un ruido de chasquido o crujido al realizar un ajuste.

Quiropraxia

Los quiroprácticos, en general, confían más en los rayos X y son más específicos en la manera en que plantean sus manipulaciones o tracciones.

Los osteópatas utilizan en general más fuerza en sus ajustes. Si un osteópata va a aplicar una tracción, probablemente llevará a cabo una serie de manipulaciones preliminares. El quiropráctico tiende a centrar toda su atención en lo que considera el punto problemático.

 

Como ves la quiropraxia es una alternativa natural muy recomendable, si tienes algún problema relacionado con tu salud y crees que esta práctica puede ayudarte, no dudes en buscar más información. Existen muchos centros donde los propios profesionales te recomendaran como cuidar tu salud de una forma natural.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies