Ejercicios para relajar tu rostro

Practica estos sencillos ejercicios para relajar tu rostro y mantenerlo libre de arrugas, líneas de expresión y puntos de tensión, al mismo tiempo que reduces los efectos del estrés. Te sentirás mejor y lucirás un aspecto espléndido.

 

Tensión que se nota en tu rostro

Nuestro comportamiento facial en conjunto, incluida la manera en que reaccionamos al estrés, crea un mapa en nuestro rostro.

La tensión se acumula sobre todo alrededor de los ojos, en las comisuras de los labios, en la línea de la mandíbula y en el cuello.

La gimnasia facial incrementa el aporte de sangre a los músculos y ayuda a prevenir la tensión. Si los músculos están sanos, su capacidad para relajarse y contraerse será mayor.

 

El estrés modifica tu cara

El hablar demasiado, el vicio de apretar los dientes y una mala oclusión de éstos (sobremordida o inframordida) pueden provocar tensión mandibular. La sobremordida consiste en el solapamiento de los dientes superiores sobre los inferiores, y la inframordida en el fenómeno inverso.

La primera de estas anomalías puede dar al rostro un aspecto atolondrado, mientras que la segunda da un toque de agresividad. Es posible corregir un defecto de oclusión dental debido a tensión muscular cerrando regularmente los dientes de manera que coincidan.

El estrés puede manifestarse también haciendo que la persona apriete los maxilares, sin darse cuenta. La eliminación de dicha tensión puede suponer una maravillosa relajación, y hará que tu cara tenga mucho mejor aspecto.

Practica estos sencillos ejercicios para mantener tu rostro libre de arrugas, líneas de expresión y puntos de tensión, al mismo tiempo que reduces los efectos del estrés. Te sentirás mejor y lucirás un aspecto espléndido.

 

Ejercicios pasó a paso

Tiempo necesario: 10 minutos

 

Abriendo los ojos - Técnicas anti-estrés

Abriendo los ojos

1. Coloca cada pulgar sobre un hueso de la mejilla y los índices en la frente. Trabaja lentamente tu mirada en el sentido de las agujas del reloj, comenzando en el punto correspondiente a las 12 horas. Tensa con las manos el área por encima y por debajo de los ojos. Repite, dibujando círculos con los ojos en el sentido opuesto.

Repite una vez más en ambos sentidos.

 

 

 

Arrugas fuera con relajación facial

Arrugas fuera

2. Coloca los índices en un área determinada sobre la línea de las cejas. Sepáralos ligeramente para liberar la tensión. Comprueba que estén posados sobre la misma área, de manera que muevan el tejido muscular que se extiende por debajo de ellos y por encima del hueso.

Pasa al área siguiente. Repite en toda el área de las cejas.

 

 

 

Borra el ceño - Relaja tu rostro

Borra el ceño

3. Coloca tres dedos en la frente, tal como se muestra. Intenta fruncir el ceño en contra de la resistencia qué oponen tus dedos. Asegúrate de que, cuando tratas de fruncir el entrecejo, realizas al mismo tiempo una presión suficiente para impedir la aparición de líneas en la frente.

Realiza 12 contracciones con cierta rapidez.

 

 

 

Sonríe con la "o" para relajar rostro

Sonríe con la «O»

4. Forma una «O» con los labios, y sonríe. Siente cómo la acción de formar la «O» tira de tus labios hacia dentro, mientras que la sonrisa tira de ellos en dirección opuesta. Repite 8-12 veces.

Es una buena manera de eliminar la tensión que se acumula alrededor de la boca y ayuda a prevenir las líneas entre la nariz y los extremos de la boca.

 

 

 

Taponazos para relajar rostro

Taponazos

5. Coloca tu dedo índice contra la mejilla por dentro de la boca, sopla y luego desliza el dedo en un movimiento seco hacia fuera, produciendo un ruido similar al de un tapón al descorchar una botella Presta atención para no arrugar el labio superior al soplar.

Este ejercicio tonifica la parte inferior de las mejillas y la boca.

 

 

 

Relaja la mandíbula

Relaja la mandíbula

6. Este ejercicio es eficaz para relajar las mandíbulas. Abre la boca y mueve con suavidad la mandíbula de un lado a otro, varias veces. A continuación, extiende la mandíbula y la barbilla hacia delante y después hacia atrás.

Por último, alinea los dientes frontales y cierra los labios de forma natural.

 

 

 

 

Nutre tu piel

Cuando hayas completado tu serie de ejercicios faciales, date un breve automasaje facial con aceites esenciales para nutrir la piel y aumentar tu sensación de bienestar Utiliza la yemas de los dedos, realizando pequeños movimientos circulares.

Prueba con 2 gotas de aceite esencial puro de geranio, palmarrosa o incienso en 1 cucharada sopera de aceite de almendras dulces. Mezcla bien antes de usar

 

Test del espejo

«Coloca dos espejos casi en ángulo recto y mueve el de tu izquierda hasta que puedas verte la cara reflejada en el otro espejo» -explica la experta en ejercicios faciales juliette Kando-. Te verás tal y como te ven los demás, y las tensiones de la vida diaria te resultarán más evidentes.

«Observa la cara de otras personas y detente a pensar dónde se les acumula la tensión» -sugiere juliette Kando-. Luego, a lo largo del día, piensa en tus propias líneas de expresión.
 

 
Esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Sinceramente te recomendamos llevar a cabo estos ejercicios para el rostro, veras como tu aspecto y tu salud mejoran cada día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies