Como reforzar tus defensas de forma natural

Te preocupa reforzar tus defensas sin tener que abusar de los medicamentos convencionales. El uso abusivo de antibióticos es ya tan preocupante que cada vez son más los facultativos que advierten sobre el mal uso de los mismos, e instan a la población a buscar formas alternativas y más naturales de tratar las infecciones. Y, afortunadamente, tal y como exponernos aquí, existen muchas maneras de conseguirlo.

 

El problema del sobre uso de antibióticos

Médicos y pacientes han empezado a plantearse si los antibióticos constituyen siempre la mejor prescripción para las infecciones más corrientes.

Durante mucho tiempo, la demanda pública de «una píldora para cada enfermedad» ha empujado a los médicos a prescribir antibióticos con excesiva frecuencia para problemas que podrían haber sido tratados de forma menos agresiva, incluso los prescriben para infecciones víricas, frente a las cuales los antibióticos no tienen efecto alguno.

Como resultado de ello, ha surgido una nueva especie de «supermicrobios» que nos amenaza, y además mucha gente sufre infecciones recurrentes porque los antibióticos han debilitado su capacidad de resistencia a la enfermedad.

Las infecciones de oídos, tan comunes entre los niños, suelen tratarse con antibióticos, pero las investigaciones han demostrado que la mayoría mejora aun sin tratamiento y que los niños necesitan simplemente algo que les alivie el dolor. Y lo que es peor, un tratamiento con antibióticos multiplica por seis el riesgo de que el niño padezca futuras infecciones de oídos.

Desgraciadamente, algunas infecciones de la infancia se han extendido a pesar de los grandes avances en el campo de la higiene y la medicina. Muchos niños siguen yendo a la escuela incluso bajo tratamiento, y este elemento, junto con el uso excesivo de antibióticos componen un cuadro preocupante.

Uso abusivo de antibióticos

 

10 maneras de reforzar tus defensas

1. Sigue una dieta a base de alimentos frescos que incluya al menos cinco raciones diarias de frutas y verduras. Estos alimentos contienen minerales y vitaminas antioxidantes que protegen el organismo de la enfermedad. Opta por productos biológicos, para evitar la presencia de residuos de plaguicidas.

2. Evita el alcohol, el tabaco y los alimentos azucarados, fritos o grasos, pues deprimen el sistema inmunitario y reducen los niveles de minerales y vitaminas vitales. En lugar de café, toma té verde. Éste es rico en antioxidantes y catequinas, que previenen las infecciones víricas y bacterianas.

3. Consume gran variedad de alimentos para aportar a tu organismo todos los nutrientes que necesita; come poco y a menudo para favorecer la absorción.

4. Añade hierbas y especias a las comidas para reforzar la inmunidad. Por ejemplo, el ajo es un antibiótico natural, la canela ayuda a combatir los resfriados y la gripe, el jengibre previene las molestias de estómago, la albahaca es antibacteriana y antiparasitaria y el orégano es antibacteriano y antifúngico.

5. Realiza al menos 30 minutos de ejercicio dos o tres veces a la semana. Se ha observado que el ejercicio moderado incrementa los niveles de células defensoras del organismo. Evita el ejercicio excesivo, ya que reduce la actividad inmunitaria.

6. Cuida tus niveles de estrés. El estrés agota los niveles de vitaminas protectoras y aumenta la susceptibilidad frente a la infección. Las técnicas de relajación, la acupuntura, los masajes regulares y las aficiones relajantes reducen de forma importante los niveles de estrés.

7. Toma todos los días un buen suplemento vitamínico y mineral, especialmente si eres propenso a las infecciones. La dieta habitual no suele proporcionar la cantidad y la variedad de nutrientes necesarios para una función inmunitaria saludable.

8. Duerme bien. Un sueño insuficiente inhibe los mecanismos reparadores y reconstituyentes y reduce la inmunidad a la infección.

9. Si es necesario, pierde peso. Un grave sobrepeso reduce la producción de anticuerpos y leucocitos, encargados de combatir las infecciones bacterianas.

10. Remedios naturales. Recuerda que incluso las personas con buena salud caen enfermas de vez en cuando. Ante el primer signo de infección, toma uno de los remedios aquí mencionados. Tanto en la práctica como en ensayos clínicos se ha observado que tales remedios ayudan al sistema a superar la infección sin efectos secundarios.

Dormir bien para reforzar tus defensas

 

Terapias naturales contra las infecciones

Existen métodos naturales para fortalecer la inmunidad frente a la enfermedad, reduciendo así la probabilidad de sufrir esas infecciones para las cuales se prescriben a menudo antibióticos.

Se dice que la acupuntura contribuye a mantener la salud y a prevenir la infección, y se cree asimismo que refuerza el sistema inmunitario, estimula las células de defensa del organismo y disminuye los niveles de estrés.

La fitoterapia fortalece el sistema inmunitario y acelera la recuperación después de una infección.

Muchos homeópatas opinan que la homeopatía mejora la salud de niños y adultos, pero especialmente la de los primeros, que responden rápidamente a los remedios suaves. Siempre según dicha opinión, la homeopatía actúa a dos niveles: se prescribe para ayudar a la constitución del individuo y mejora todos los sistemas orgánicos, de manera que la persona cae enferma con menor frecuencia. Si te encuentras mal, el homeópata puede prescribirte un remedio de acción rápida para que te recuperes con el mínimo de complicaciones.

Para sacar el máximo partido a las terapias complementarias es recomendable consultar con un profesional cualificado en medicina holística. Sin embargo, también es posible potenciar uno mismo su salud realizando una serie de sencillos cambios en la dieta y en la forma de vida, orientados a reforzar las defensas naturales contra la enfermedad.

Y tú mismo por tu cuenta puedes probar con:

Recargar tu sistema inmunitario para vencer las infecciones, puede ser la mejor manera de evitar visitas al médico.

 

Remedios caseros para subir las defensas

Los alimentos proporcionan energía, de modo que es vital seguir una dieta nutritiva. Un régimen de comidas rápidas e irregulares puede ser causa de deficiencias de nutrientes vitales. La escasez de micro-nutrientes (vitaminas y minerales necesarios en cantidades muy reducidas) puede provocar un agotamiento de energía y causar un cansancio leve pero constante.

Terapias naturales contra las infecciones

Procura seguir una dieta equilibrada y, si necesitas un refuerzo adicional, prueba los siguientes remedios naturales:

 

Equinácea

Se vende en pastillas, cápsulas y en forma de tintura. Se emplea contra resfriados, gripe, faringitis, bronquitis, sinusitis e infecciones víricas. Al parecer ataca a los virus y estimula el sistema inmunitario para rechazarlos.

 

Nébeda

También llamada hierba gatera, se toma para combatir resfriados, gripe, sinusitis, amigdalitis y laringitis. La planta contiene ingredientes activos que refuerzan el sistema inmunitario y reducen el riesgo de infecciones. Se vende en forma de hierba para infusiones, en pastillas y líquida. Una infusión al día fortalece el sistema inmunitario y dos combate resfriados.

 

Extracto de semilla de pomelo

Es un eficaz agente antibiótico, antivírico y antifúngico, muy activo contra los microbios gástricos, diarrea, infecciones de oídos y de garganta. Se vende en forma de líquido para beber, hacer gargarismos, instilar en el oído o aplicar sobre la zona infectada. Al primer síntoma de infección, tomar 10 gotas dos o tres veces al día.

 

Saúco

Por sus propiedades sudoríparas es ideal, junto con la manzanilla y la tila, para bajar la fiebre; combinado con la nébeda actúa como fluidificante y expectorante.

 

Hidrastis canadensis

También llamada sello de oro, se emplea para acabar con los microorganismos causantes de la enfermedad y para aliviar los epitelios mucosos de los tractos respiratorio, digestivo y urinario. Esta planta está considerada como uno de los mejores agentes antiinfecciosos contra bacterias, hongos, levaduras y parásitos nocivos. Es eficaz en caso de faringitis, tos, gripe, infecciones bacterianas y diarrea. Tomar 20 gotas de dilución homeópatica 8DH media hora antes de cada comida. No aumentes esta posología sin consultar antes a tu terapeuta.

 

Tomillo

Se utiliza desde muy antiguo como antibiótico natural. Antiséptico, expectorante y diurético. Tomar 20 gotas de tintura madre antes de las principales comidas.

 

Mirto (Myrtus communis)

Se utilizan las hojas. Tiene acción antiséptica y antibiótica. Actúa contra gérmenes grampositivo, por los taninos presentes en la planta. Se utiliza en forma de tintura madre a razón de 20 gotas diluidas en un poco de agua, tres veces al día. Tomar en caso de afecciones respiratorias e infecciones de las vías urinarias.

 

Aceite de melaleuca

Conocido como cajeput (o cayeput), este aceite es muy versátil y fácil de usar en caso de infecciones por hongos, virus o bacterias. Es eficaz frente a bacterias resistentes a antibióticos. No debe ingerirse. Para limpiar heridas y granos, vierte dos gotas en un bol con agua tibia.

En caso de infección de garganta, realizar gargarismos con dos gotas en un vaso de agua caliente. Para aliviar resfriados, gripe, sinusitis e infecciones respiratorias, añade dos gotas a un bol con agua hervida, cúbrete la cabeza con una toalla e inhala los vapores. En caso de pie de atleta, toma diariamente un baño de pies con cuatro gotas de aceite esencial puro de melaleuca. Por último, si padeces cistitis o candidiasis vaginal, añade seis gotas a un baño templado de asiento.

 

Como ves llevar un estilo de vida sano y natural, no es tan complicado, solo es cuestión de cambiar algunos hábitos como fórmula para reforzar tus defensas de forma natural.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies